Tres años pegado a la ‘e’ de la eSalud


twittergoogle_pluslinkedinby feather

esaludHoy se cumplen tres años desde que comencé a trabajar en un proyecto de tecnología aplicada a la salud, lo que se conoce como eSalud, eHealth o TIC en el sector salud. Cuando en abril de 2012 inicié la andadura en este campo, nunca me propuse imaginarme tres años después. Un periodo muy corto en una vida, pero que ha sido muy intenso debido a la rapidez con que se mueve un mundo totalmente conectado.

En su momento, lo vi como una forma de aportar el conocimiento que ya tenía en mi campo a otro en el que no tenía ningún tipo de conocimiento. Una operación que podía dar sus frutos. Desde entonces, me he ocupado de trabajar con empresas innovadoras, movidas por personas innovadores, con proyectos innovadores, de los que he tenido la suerte de aprender dos cosas. La primera, lo difícil que es llevar a cabo un proyecto de éxito, semiéxito o solo mantenerlo a flote. La segunda, la cantidad de obstáculos o novedades que no te imaginas y que se te presentan en el camino en los 360º del propio proyecto. También he aprendido que entre estas dos cosas, está la motivación del día a día.

Como ejercicio de aprendizaje para mí mismo, y acercándolo más a mi profesión vocacional, me sumergí en diferentes proyectos editoriales (entre ellos los 200 artículos sobre eSalud) online para poder entender mucho mejor lo que supone la eSalud en todas sus vertientes, proceso en el que aún me encuentro involucrado, dando voz a todas los actores posibles e intentando llamar a las cosas por su nombre si lo tienen, o al menos, por algún nombre, para caminar hacía discursos que inciten al debate y a la reflexión.

Si miro alrededor de la palabra eSalud tal y como la concibo, estoy en condiciones de llegar a las siguientes conclusiones tras tres años de aprendizaje como periodista de eSalud.

Somos más

Siempre he pensado que la eSalud necesita el eslogan que ONO utilizó en una de sus primeras campañas: “Cuantos más seamos, menos pagaremos”. No es exactamente así –sobre todo la segunda parte-, pero mientras más seamos, mejor para el beneficio global -que es a lo que se refería el eslogan de ONO-, porque existirán más beneficios para todos los actores de la eSalud. Es obvio que con más personas conocedoras de las ventajas de la tecnología aplicada a la salud se podrá optimizar mucho más cualquier proceso y validarlo. Dicho de otra manera: cuando salió ONO, durante mucho tiempo, a la mayoría de las personas no le terminaba de quedar claro que era eso de la fibra óptima. No veían las ventajas frente a lo que tenían instalado en su casa. Más tarde, ONO estaría presente en millones de hogares. Salvando las distancias con el ejemplo utilizado, con la eSalud está pasando lo mismo.

Queda camino

La tecnología avanza muy rápido, pero la eSalud ¿Avanza también tan rápido? Sigue habiendo muchos proyectos que no terminan de despegar, por la razón que sea, que sería otro debate. Que un proyecto salga y se presente, no quiere decir que sirva. No solo por eso queda camino. Existe una brecha digital, que va encogiéndose gracias al trabajo de muchos, pero que todavía está ahí. Se habla todavía de muchas cosas de las que se hablaba entonces, o de las que se hablaba hace dos años. Es decir, hoy día podemos tener una conversación que aporte lo mismo que lo que aportaba en 2013. Muchos proyectos tardan mucho tiempo en desarrollarse, implementarse y llevarse a cabo. Los procesos de validación son largos. Las conclusiones no concluyen todo lo que deberían. Esto se traduce en que muchos proyectos no terminan de explotar. Signo inequívoco de que aún quedan muchas cosas por hacer en un futuro inminente.

Hace falta formación

Las nuevas herramientas exigen nuevos conocimientos y los conocimientos se adquieren en la práctica y en la teoría. No se puede obviar la formación: nuevas herramientas, nuevos usuarios, nuevos comportamientos, nuevos soportes, nuevas formas de hacer las cosas… La vanguardia de la eSalud exige una formación continua que hay que asumir. A veces, incluso teniendo una formación constante, la sensación de que no es suficiente es notable. Tras tres años pienso que obviarla es un error. Séneca, ese gran pensador, y a la vez formador, dijo una vez que ningún descubrimiento se haría ya si nos contentásemos con lo que sabemos. Puede ser buen punto de partida, para mí lo está siendo.

Hace falta hacer más ruido

El nicho de interés de la eSalud es relativamente pequeño. Aunque cierto es que cada vez más personas conocen de lo que supone la propia eHealth, sigue siendo un sector que crece mucho y tiene grandes expectativas, pero al que tanto empresas, como medios de comunicación y sociedad no le dedica el espacio deseado. Muchas de las personas que trabajan en este campo son conscientes de ellos y luchan cada día por reivindicar el valor de las cosas que hacen, que investigan, que diseñan… Profesionales sanitarios, profesionales de otro sector, empresas, organizaciones, etc. están divulgando, formando, información y diseñando muchos proyectos, pero aún necesitan más difusión.

Y lo que considero más importante…

Hay que hacerla tangible

Un de las cosas que considero más importante es la capacidad para tangibilizar los proyectos, un punto de vista personal que ya expliqué en mayo de 2014 en La eSalud que queremos y que sigo manteniendo. Idea, presupuesto, herramienta, proyecto, etc. que no se use, que no enganche con el usuario final y no sirva a los usuarios de una forma activa, no será tangible a los ojos de la eSalud. Este proceso en el que un usuario/paciente/profesional sanitario/persona comprueba que la eSalud es algo que le beneficia directamente y lo incorpora a su día a día es lo que denomino la tangibilización de la eSalud, un filtro que deberían de pasar todas las ideas, proyectos y herramientas que se están creando. La validación es necesaria para seguir avanzando.

Estas son algunas de las conclusiones a las que he llegado tras este periodo de tiempo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>